Viernes, 29 Enero 2021 12:34

El Museo Artium presenta la exposición La vida como ejercicio, de Juncal Ballestín

Una selección de distintas series de pinturas, objetos e instalaciones, algunas de ellas inéditas, ofrece una aproximación a la trayectoria de la artista

Artium, Centro-Museo Vasco de Arte Contemporáneo de Vitoria-Gasteiz, presenta la exposición Juncal Ballestín. La vida como ejercicio (Sala A3, hasta el 23 de mayo de 2021). El trabajo de Juncal Ballestín (Vitoria-Gasteiz, 1953-2015) se estructura alrededor de conjuntos de obras ordenadas en series. Para esta muestra en el Museo Artium se ha respetado la clasificación observada por la artista, haciendo dos grandes grupos, uno a partir de su serie troncal de pintura, y un segundo grupo que relaciona varias series de objetos. A estos dos bloques se suman obras que no forman parte de serie alguna, pero que son trabajos claves para aproximarse a la trayectoria de la artista. La exposición está comisariada por Fernando Illana y ha sido realizada con la colaboración de la Fundación Anesvad, heredera del legado de Juncal Ballestín.

FolletoFolleto  Obras en exposición  Imágenes para los medios  La vida como ejercicio 


Formada en la entonces denominada Escuela Superior de Bellas Artes de Bilbao, Juncal Ballestín desarrolló una obra que se caracterizó por la pluralidad de materiales, medios y técnicas empleados: pintura, dibujo, instalación, vídeo, obra gráfica… todas ellas estructuradas en series. En la entrada de la exposición un vinilo recuerda algunas frases con las que Juncal hablaba de su obra y su proceso de trabajo: «Algunos de los objetos y materiales llegan a mí por azar, traídos por las inclemencias del tiempo (un fuerte viento que derriba un árbol y, con él, cae la hiedra que lo abraza). Otros, por las labores propias del campo, como la poda o la búsqueda de «tutores» para la huerta…».

El recorrido por la exposición se inicia con la proyección de un vídeo sin título sobre pared negra que representa pintura deslizándose sobre una superficie. En el espacio principal de la muestra se presentan dos grupos de pinturas, las Pinturas lacustres (2004), realizadas sobre papel; la serie Parásitos (1992), un conjunto de pinturas sobre piel sostenidas con varas de avellano, o Lo último que se pierde I (1997-1998).

En el mismo espacio, objetos e instalaciones dan idea del origen y proceso de trabajo de Juncal Ballestín: obras de la serie Violencia sin límite, como Pasa por el aro (1999) o Sin título (machete) (1998); de la serie Objetos con carácter, como A Frida (1999), A Meret (1996) o Sopa de ganso (1998); y de la serie Cobres; así como piezas no seriadas, entre ellas El arco y el triunfo (1994), Naturaleza muerta (1986) o Sin título (espiral de latón) (1986).

El recorrido concluye en un espacio en el que, distribuidos en varias vitrinas, se pueden ver un conjunto de documentos que ilustran distintos aspectos del trabajo de Ballestín: fotografías, dibujos, bocetos, anotaciones e instrucciones manuscritas para el montaje de las obras, referencias a su trabajo escenográfico, catálogos, folletos y otras publicaciones.

La mayor parte de las obras en exposición forman parte del legado de la artista que permaneció intocado en su estudio de la localidad de Otazu durante más de cinco años. Aunque perfectamente ordenado y clasificado por la artista, el tiempo transcurrido ha obligado a realizar una serie de intervenciones previas sobre las obras expuestas, muchas de ellas realizadas con elementos de carácter orgánico.

Bajo la dirección del servicio de Restauración de la Diputación, el primer trabajo consistió en la eliminación de parásitos e insectos mediante un tratamiento de anoxia. Tras este proceso, que requirió varias semanas, el trabajo se concentró en el análisis y limpieza de cada una de las piezas, con el fin de que estuvieran en perfecto estado para el montaje de la exposición.

En relación a la trayectoria de Juncal Ballestín, entre sus exposiciones individuales destacan las celebradas en Trayecto Galería (Vitoria-Gasteiz): Absorciones II. Reposiciones (2013), Juncal Ballestín: pintura, pensamiento (2008), y Juncal Ballestín: apología y dependencia (2005); la que en 2008 le dedicó el Centro Cultural Montehermoso, Esa sustancia que mancha; y Juncal Ballestín, inaugurada en la Sala Amárica en 2003. Su obra ha participado además en colectivas como Zeru bat, hamaika bide (2020) o Tesoro público (economías de realidad) (2013), ambas como presentaciones de la Colección del Museo Artium; Let’s spit on the genius (2010), Festival de Arte Contemporáneo Tina B, (Praga); o Trescientos mil kilómetros por segundo (aprox.) 02 (2009, Trayecto Galería, Vitoria-Gasteiz). Su obra está presente en las colecciones del Museo Artium, la Biblioteca Nacional, la Fundación Vital y el Ayuntamiento de Vitoria, entre otras entidades.

La exposición Juncal Ballestín. La vida como ejercicio es posible gracias al acuerdo de colaboración entre el Museo Artium y la Fundación Anesvad, heredera del legado de Ballestín. La familia de la artista vitoriana era colaboradora de la ONGD y su solidaridad se extendió hasta después de su fallecimiento en forma de legado solidario. Su herencia se destinará a los programas que Anesvad desarrolla para garantizar el derecho a la salud y combatir las Enfermedades Tropicales Desatendidas en contextos empobrecidos de África Subsahariana.

Texto en sala

Tensionada su mirada entre Nietzsche y Heidegger, Juncal Ballestín solo se ocupa de lo que está al alcance de la mano, el oído y el ojo, en una percepción tan intensa y directa como un encuentro cuerpo a cuerpo. Para esta artista, el arte es el modo contemporáneo de asomarse a la trama interna de la realidad más allá de todo atisbo metafísico. Una realidad como entresijo del mundo en su aparecer, en su «visibilidad», que no puede ser reducido al simple juego entre presencia y ausencia.

Renuente a las palabras como medio de «acceder» a los objetos y prácticas de arte, dejaba escrito en el catálogo de la exposición realizada en la Sala Amárica (1993) algunas notas sobre las necesidades, sensaciones y materiales a modo de acercamiento aleatorio a su trabajo:

Respeto demasiado el tiempo de todos nosotros. Siempre he agradecido la claridad escueta en las palabras. Prefiero dejar amplia y libre la imagen (…).

Solo considero necesario explicar el cómo y el por qué del proceso que da origen a mis trabajos, introducir con sencillas apreciaciones las diversas series. (…)

Algunos de los objetos y materiales llegan a mí por azar, traídos por las inclemencias del tiempo (un fuerte viento que derriba un árbol y, con él, cae la hiedra que lo abraza). Otros, por las labores propias del campo, como la poda o la búsqueda de «tutores» para la huerta. O quizá aparecen por hallazgo de algunos amigos que, sensibilizados con mi forma de trabajar, rescatan o me informan de la existencia de los más variados elementos. (…)

Esta forma casual de llegar a los materiales, y el deseo de trabajarlos, no son siempre fenómenos rápidos, directos, sino que la mayor parte de las veces, esos objetos esperan años a ser redescubiertos en el almacén. Es entonces cuando son incluidos en una u otra serie ya planteada.

Actividades relacionadas

Conferencia de Fernando Illana
Viernes 29 de enero, 18:30 horas, Auditorio del Museo. Emisión en streaming a través del canal de Youtube de Artium.

Próximas visitas guiadas a La vida como ejercicio
Sábado 30 de enero, 12:30 horas
Domingo 31 de enero, 12:30 horas
Miércoles 3 de febrero, 18:00 horas
Domingo 7 de febrero, 12:30 horas
Domingo 14 de febrero, 12:30 horas

Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto