Xabier Salaberria. Una exposición sin arquitectura

Desde: Viernes, 21 Mayo 2021

Hasta: Domingo, 03 Octubre 2021

Lugar: Sala A1

El trabajo de Xabier Salaberria (San Sebastián, 1969) se desplaza entre los ámbitos de la escultura, el diseño y la organización de espacios, la arquitectura. La suya es una práctica que se asienta en el estudio de la historia de las técnicas, los materiales y los objetos. Fotografía, dibujo e instalación son los medios empleados por el artista en propuestas como la producida en el contexto de su exposición en el Museo Artium. Un espacio que interpreta y en el que interviene a partir del estudio de distintos displays expositivos, dibujando en las salas un sistema de recorridos para adentrarse en los cruces propuestos entre aspectos técnicos de la museografía, las funciones e historia(s) de la arquitectura y la representación del paisaje y el territorio.

¿Hacia dónde nos dirige el título Una exposición sin arquitectura de Salaberria? La imagen mental que se construye tras una declaración de este tipo nos acercaría a un espacio abstracto en el que los diferentes objetos se verían libres de cualquier condicionante espacial, en un género de ejercicio en el que el objeto se mostraría en toda su pureza formal y conceptual. Sin embargo, toda exposición es siempre una representación, un espacio construido, y en su propuesta va a ser la arquitectura en el encuentro con el objeto la que va a adquirir una especial significación. A través de esta negación, el autor trae a un primer plano significante el espacio, sus muros, alturas, recorridos… y cómo estos condicionan nuestro comportamiento y nuestro modo de mirar y sentir las propuestas que recoge. Ya desde el título, Salaberria crea un espacio para la especulación donde pensar en el  poder de la arquitectura, la exposición y el display, y en cómo estas influyen en la narrativa y en nuestra lectura.

A lo largo de estos años han sido numerosas las colaboraciones del artista con museos e instituciones en el diseño expositivo de otros autores, y esto nos habla de la capacidad de interpretación e identificación de los gestos y trazos de los espacios, materiales y arquitecturas en la configuración de sentido. El autor analiza de forma crítica conceptos, actitudes y discursos, en aquellos aspectos donde el posicionamiento teórico se vincula a la práctica del espacio. En Artium, y en línea con este proceso vinculado a la experiencia del espectador, Salaberria ha participado recientemente en pensar un lugar como el de la plaza interna del museo, en un ejercicio de traducción del lenguaje que responde a una lógica arquitectónica del edificio, a la de uso, tránsito y descanso, con el fin de incluirlo activamente en el día a día del museo. El artista abre espacios a la vista, elimina barreras y plantea lugares de encuentro, pragmáticos, donde arquitectura, diseño y función se encuentran en el contexto del museo.

La exposición presenta once propuestas que incluyen fotografías, instalaciones y objetos. Con origen en distintas series, los trabajos mantienen su propia entidad al tiempo que se complementan bajo una misma lógica espacial. Además de estas obras realizadas en su mayor parte en estos dos últimos años, la exposición incorpora la memoria de propuestas anteriores. Así, la instalación que da título al proyecto, Una exposición sin arquitectura, de este mismo año, se compone de una constelación de paneles modulares en los  que cuelga imágenes, planos y proyectos de trabajos realizados como diseñador de exposiciones y espacios —entre los que se incluye el realizado para el museo—. Alterados en posición, color y función generan un territorio entre aplicación funcional y simbólica, habitual de su práctica artística. La exposición incorpora otros trabajos como r de radio, una instalación realizada en 2020, en la que 4 expositores metálicos verticales muestran una colección de cristales rotos, o Bézier (2020), 8 planchas de aluminio que trasladan a un soporte plano, a modo de texto, las siluetas de los fragmentos de vidrio.

Junto a varias fotografías de momentos previos de su trayectoria, se incorpora una nueva serie de fotografías, un friso de 5 imágenes tomadas en Agiña. Las fotografías ponen en relieve los accidentes, fortuitos o no, de la superficie y aristas del monumento que Jorge Oteiza realizó en memoria del Padre Donostia. Parecen hacer dialogar al espacio sagrado del crómlech microlítico oteiziano con el profano de las crestas de las peñas de Aya, a la memoria del monumento con las formas casuales accidentales o violentas de su silueta. Las fotografías subvierten asimismo las convenciones y normativa expositiva habituales. Es a través de estas alteraciones con las que Salaberria reclama la atención al espacio, a la arquitectura, a los dispositivos como elementos que generan significado en el lugar donde se instalan.

Xabier Salaberria vive y trabaja en Donostia. Su periodo de formación está vinculado al Centro de Arte Arteleku, donde participa en talleres como los impartidos por Txomin Badiola y Ángel Bados en 1998 o Peio Irazu, el mismo año, un espacio de encuentro y discusión que mantiene como lugar de trabajo y referencia a lo largo del tiempo. Los numerosos programas de residencias en los que ha participado le han llevado a pasar largos periodos en el extranjero —lo cual ha dado una amplia visibilidad a su trabajo— y ha colaborado en proyectos comisariados por Peio Agirre, Chus Martínez, Lars Bang Larsen o Catalina Lozano, entre otros. Entre sus últimas exposiciones destacan r de radio, Carreras Múgica, Bilbao (2020); Ganar Perdiendo. Centro Centro, Madrid. (2019); Restos
materiales, obstáculos y herramientas. 32ª Bienal de Sao Paulo (2016); Can-ni-faire, Carreras Mugica (2016); Proceso y Método. (A.T.M.O.T.W.) Xabier Salaberria. Guggenheim de Bilbao (2013); The Society Without Qualities. Tensta Konsthall. Stockholm (2013) e Inkontziente-Kontziente (Scenario1 about Europe). GFZK, Leipzig 2011.

En 2008 es reconocido con el Premio GureArtea, en 2009 recibe la Beca de creación de la Fundación Marcelino Botín y en 2011, la Beca de Arte e Investigación del Centro de Arte Montehermoso de Vitoria-Gasteiz. Además de la colección Artium, su obra está presente en colecciones públicas y museos como el MACBA de Barcelona, la Fundación Marcelino Botín de Santander, la Colección del TEA, de Santa Cruz de Tenerife, la Colección Sabadell, o el Museo de Bellas Artes y Museo Guggenheim, ambos en Bilbao.

Comisariado: Enrique Martínez Goikoetxea / Beatriz Herráez

Lista de obras  Dossier de prensa  Publicación  

Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto